Av. 4 de Mayo, ciudad de Porlamar

El paro del transporte en nuestro estado es una nueva evidencia

Gestión

“…largas colas, abuso de autoridad, corrupción. Todo ello genera a su vez, frustración, ira y un creciente malestar social…”

Av. 4 de mayo ciudad de Porlamar

El paro del transporte en nuestro estado es una nueva evidencia de que la paciencia de los neoespartanos está llegando a su límite ante las penurias, desmanes y abusos de poder que causa la escasez de combustibles. El paro del transporte se suma a las calamidades del pueblo.

Recientemente hubo una serie de protestas espontáneas que fueron reprimidas brutalmente y conllevaron a la injusta detención y enjuiciamiento criminal de seis margariteños.

Ahora, se trata de una protesta dirigida por una organización sindical que tiene legitimidad de representación y capacidad de movilización.

Tales eventos nos deben llamar a la reflexión, pues, se está conformando un escenario peligroso debido a las condiciones potencialmente explosivas que se están acumulando como consecuencia de los problemas para surtir gasolina: largas colas, abuso de autoridad, corrupción.

Todo ello genera a su vez, frustración, ira y un creciente malestar social que puede degenerar en violencia incontrolada.

A pesar de las excusas del régimen, todos sabemos que esta situación tiene su origen en la bolivariana destrucción de PDVSA y en la ruina de las refinerías.

Aún cuando fuera posible traer de un nuevo cargamento iraní, no sería sino un efímero alivio.

Por esas razones, hago un serio llamado de atención al régimen que encabeza Nicolás Maduro y en especial sus representantes en nuestra región: En términos literales están jugando con fuego.

Es imprescindible y urgente buscar un tipo de entendimiento mancomunado que permita definir una estrategia efectiva, acciones eficaces y medidas oportunas, comenzando por reconocer la gravedad de la situación, que abra paso a soluciones integrales que eviten la total parálisis económica del estado y conjuren la amenaza de una trágica explosión social.

Como alternativa inmediata para nuestro estado, propongo que, bajo la declaración de Zona Económica Especial, se analice la posibilidad de importar combustible desde Trinidad y otras islas del Caribe, para atender las fallas del suministro de combustible en la región.

Responsablemente, como primera autoridad legítima del estado, en estos tiempos difíciles y peligrosos, pido a todos que actuemos con racionalidad y con la mayor sensatez posible.

Aquí no cabe pensar, como acostumbran los representantes del régimen, en intereses políticos partidistas, ni menos en proyectos personalistas.

La gravedad del asunto exige un altísimo nivel de compromiso para cumplir con las exigencias y demandas de un pueblo, que solo clama por mejores condiciones de vida.

#NuevaEspartaNosUne

Deja un comentario