Julián Serrano tiene un lugar privilegiado para ver el partido y llevar la anotación

Julián Serrano se niega a abandonar un campo de juego

Deporte Regionales

Integrante de la selección de béisbol de Nueva Esparta de 1963, su pasión por la pelota está intacta. A sus casi 78 años, organiza y anota con agudeza los numeritos de cada partido, como el recién finalizado Campeonato Alfredo Díaz en Valle Encantado.

Sentado bajo la sombra de un inmenso barco que no pudo ser terminado y que tiene visibles muestras de la corrosión, Julián Serrano da instrucciones, responde inquietudes de niños y adultos mientras lleva la anotación del partido.

El sol del mediodía quema la piel y a esa hora en el improvisado campo deportivo de la Bahía de Valle Encantado, la brisa del cercano mar refresca un poco. Es la final de un campeonato que lleva el nombre del gobernador Alfredo Díaz y en la que el mandatario regional como buen deportista se incorpora como un pelotero más. El público se cobija bajo cualquier lugar disponible para presenciar las acciones. Solo Julián Serrano tiene un lugar privilegiado para ver el partido.

A sus casi 78 años, que cumplirá el venidero 19 de junio, su memoria está intacta. Jugador de beisbol en cualquiera de las posiciones, aunque su mejor desempeño fue en el jardín derecho, representó a Nueva Esparta en escenarios nacionales.  Pero especialmente recuerda el VI Campeonato Nacional de Beisbol Juvenil, celebrado en 1963.

Del 2 al 11 de agosto de ese año, en los estadios Nueva Esparta, Los Millanes y Santa Ana, aquí en la isla de Margarita, los aficionados vieron desfilar a las futuras estrellas del beisbol, entre ellos uno que Serrano no olvida: Isaías “Látigo” Chávez (6/07/1947-16/03/1969), figura estelar de Distrito Federal a quien Nueva Esparta enfrentaría en la final, “cayendo en extrainning”.

Serrano recita los nombres de esa selección, de los que apenas sobreviven 7, incluyéndolo a él: José Inocente Zabala, Julián Serrano, Simón Quijada, José “Tierrita” Velásquez, Riquel Velásquez, Orangel Millán, Igor Carneiro, Ramón Mujica, Angel Custodio Díaz, Carlos Rodríguez, Luis Marín, Arnaldo Franco, Edmundo García, Martín Velásquez, José Francisco Gómez, Rubén Guilarte y Asdrúbal Naar. En el cuerpo técnico Balbino Inojosa y Arnaldo ‘Mono’ González.

A su retiro como jugador pasó a ser anotador y por mucho tiempo estuvo en la Liga de Beisbol de Mariño. Ahora en Valle Encantado (municipio Mariño) organiza y anota los torneos. “¿Julián quién juega más tarde?” pregunta un niño que se acerca, mientras el interpelado diligente da los nombres de los equipos.

Entre los saludos de los que pasan por el lugar no pierde la mirada de la acción de juego. Cuando el gobernador Alfredo Díaz se sienta a su lado, después de salir del encuentro que se disputaba, intercambian opiniones sobre los lanzamientos y las jugadas.

Concluye el juego, y en una bolsa de tela guarda la hoja que le sirvió como planilla de anotación, mientras espera el siguiente partido.

(Prensa Gobernación Nueva Esparta/Iasdebne/Dany Fuentes González /CNP 6030)

Deja un comentario