David Dubén: “Nadie alega su propia torpeza para justificar errores”

Gestión

Nuevas medidas económicas reflejan incapacidad

HM__0242

El politólogo y secretario general de gobierno de Nueva Esparta aseveró que el Ejecutivo Nacional reconoció su ineptitud al señalar que en el pasado tuvo que emitir dinero inorgánico

El secretario general de gobierno del estado Nueva Esparta, politólogo David Dubén, considera que las recientes medidas económicas asumidas por el Ejecutivo Nacional demuestran la falta de capacidad y de gerencia por parte de las máximas autoridades venezolanas para resolver los problemas de fondo del país.

Al referirse a un principio básico del Derecho donde se establece que “nadie puede alegar su propia torpeza para justificar errores”, Dubén afirmó que el Gobierno no debe usar su desconocimiento e ineptitud como un elemento que justifique sus acciones y eso es lo que está haciendo con estos anuncios.

Considera que no puede argumentar que todas las dificultades que vive la nación es responsabilidad de una “guerra económica” dirigida por unos empresarios inescrupulosos, cuando más bien, reconociendo su torpeza, ha señalado que ciertamente el gobierno había tenido que emitir dinero inorgánico.

“Sin ser especialista en la materia, sabemos que éste es uno de los factores más dañinos para cualquier economía del mundo; el dinero inorgánico es un elemento que desvirtúa el aparato productivo, la sanidad financiera de los países, pero además es un elemento perturbador contra la estabilidad económica, estimula la inflación y la hiperinflación y conlleva a la miseria y a la pobreza”, aseveró David Dubén.

Enfatizó que, si fuera cierto que existe una guerra económica, el Gobierno ha demostrado ser un incapaz para asumirla con éxito.

“Ya van casi cuatro años hablando de guerra económica y todavía no ha podido ganar ni una simple batalla”, recalcó.

Señaló como otro ejemplo de la torpeza del gobierno el hecho de que se esté obligando a la población a hacer un censo para llenar el tanque de gasolina de los vehículos, convirtiendo un simple acto en un proceso engorroso, simplemente porque ha sido incapaz de minimizar el tráfico y el contrabando de gasolina hacia otros países.

Dolarización disfrazada

Con respecto al incremento del salario mínimo a 1.800 bolívares soberanos (o lo que era hasta hace poco 180 millones de bolívares) apuntó que esto se trata de una dolarización disfrazada que en lugar de usar como referencia el valor del dólar en el mercado lo cambia por el Petro, el cual a su vez tiene una referencia basada en el precio del petróleo que se vende en dólares.

“Es decir, indirectamente está asumiendo una dolarización de los salarios, algo que para algunos economistas era necesario, pues si se hubiera hecho en el pasado ya estuviéramos viendo los resultados”, comentó.

En cuanto a la decisión del Ejecutivo de asumir los sueldos de los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas, indicó que para algunos se trata de una réplica del modelo cubano que estatizó las empresas privadas mientras que para otros es una medida efectista que el gobierno no va a estar en capacidad de cumplir.

“Creo que es sano dar un breve tiempo de espera para percibir cuales son las consecuencias de estas medidas. Muchos especialistas creen que son insuficientes, que muchas de ellas son tardías, que no resuelven el problema de fondo, sin embargo, creo que es necesario que esperemos los resultados para hablar con bases y evitar cometer el error de que culpen a la oposición de la inaplicabilidad o falta de resultados positivos”, subrayó David Dubén.

Deja un comentario